Estilo alemán e inspiración
botánica en Zaragoza

Nadie puede tener dos objetos idénticos de El Buen Jardinero porque nosotros mismos somos incapaces de hacer dos cosas iguales”, explica el florista y responsable David Navarro.  Esa creatividad está presente en los ramos de flores, los centros, los objetos florales, cúpulas, vehículos… “Cada visita a El Buen Jardinero es siempre una primera vez. Porque siempre encontrarás piezas nunca vistas”. 

Nadie puede tener dos objetos idénticos de El Buen Jardinero porque nosotros mismos somos incapaces de hacer dos cosas iguales”, explica el florista y responsable David Navarro.  Esa creatividad está presente en los ramos de flores, los centros, los objetos florales, cúpulas, vehículos… “Cada visita a El Buen Jardinero es siempre una primera vez. Porque siempre encontrarás piezas nunca vistas”. 

Nos gusta crear, imaginar y, sobre todo, ser diferentes

¿Cómo podríamos transformar este recipiente en un objeto único? En El Buen Jardinero cada día nos ponemos nuevos retos. Sobre todo, porque no nos gusta aburrirnos. Relojes se convierten en objetos florales, comederos de pájaro en arreglos colgantes, tazas de té en curiosos centros de flor… “En eso se basa la filosofía de El Buen Jardinero, en la imaginación, la creatividad, y en nuestro deseo de ser diferentes. Desde el primer día, nuestro objetivo que es nuestros productos sean únicos, irrepetibles. 

SELECCIONAMOS PERSONALMENTE LAS FLORES

SECAMOS NUESTRAS PROPIAS PLANTAS

MÁS DE 10 AÑOS DE EXPERIENCIA Y FORMACIÓN

ORIGINALIDAD EN CADA PROYECTO

LA BOTÁNICA COMO FUENTE DE INSPIRACIÓN

Un equipo donde las culturas suman

David Navarro.  Florista y responsable del negocio.  Con una trayectoria de 20 años como periodista, un buen soplo del destino llevó a David a cambiar de profesión. Apasionado de la jardinería, quería rodearse de plantas y flores “y así surgió la idea de la floristería El Buen Jardinero”. Tras formarse en Zaragoza, David viajó hasta Múnich, para trabajar en una de las floristerías más importantes de Alemania. “Acostumbrado a ver un concepto de floristería conservador como es el español, Múnich me abrió los ojos a un mundo nuevo. De ramos con movimiento y formas esculturales, de arreglos que se salen de la norma. Dicen que el estilo de El Buen Jardinero se reconoce a primera vista, y eso ha sido porque la viva imaginación de David encontró en Alemania el lienzo en blanco que necesitaba. “Y la imaginación es infinita, vendrán mil ideas, todo tipo de colecciones nuevas. Es un lienzo que se renueva cada día.

VISÍTANOS EN CALLE DEL PORVENIR NÚMERO 15, 50006 ZARAGOZA

Sobre nosotros. Floristería en Zaragoza

Esmeralda Gálvez. Florista y llena de ideas. Esmeralda conoció a David cuando ambos aprendían arte floral en Zaragoza. Ya en la escuela destacaba por su capacidad para crear arreglos florales que le recordaban a los bosques y campos canadienses. Su marido y toda su familia política son de Canadá “y siempre me han fascinado los arreglos de sus cabañas, sus granjas…”, rememora.  La cabeza de Esmeralda siempre está llena de nuevas ideas. Cada día, llega con todo tipo de propuestas, proyectos y mejoras. “Mientras trabajamos, David y yo vamos hablando, sobre qué se puede hacer, cómo llevar a cabo una idea que hemos tenido el fin de semana. De hecho, hay mañanas que estoy deseando llegar a la tienda para enseñar lo que he encontrado o para proponerle a David mis ideas”.

Jari Estefanoff. Responsable de redes sociales, administración y marketing. Jari es la tercera pieza que completa el equipo de El Buen Jardinero. David lo describe como “el apoyo necesario para sostener todos nuestros sueños”. Por un lado, Jari consigue que las creaciones de la tienda lleguen al público a través de las redes sociales y la pagina web, “un trabajo muy laborioso, a veces invisible, pero que hoy en día es necesario para un negocio. Las redes sociales son el escaparate de la tienda y mi objetivo es plasmar no solo la delicadeza de los trabajos florales, sino también el buen ambiente de creación, ilusión y amistad que se percibe al entrar en la tienda”.  Nacido en Bulgaria, disfruta también creando composiciones de colorido estilo eslavo, que pueden verse sobre todo en Navidad, aunque las largas jornadas de creación y edición de vídeo y de planificación de contenidos para las redes le dejan poco tiempo para creaciones florales. “Pero la recompensa la recibo en primera persona, cuando en la tienda comentan lo bien que se lo pasan con nuestros vídeos e historias, lo que disfrutan con nuestras fotos. Entonces sé que mi objetivo se ha cumplido, que esa alegría de la tienda también la sienten nuestros seguidores”.

Sobre nosotros. Floristería en Zaragoza

Sigue nuestro día a día en nuestras redes sociales